DEJANOS TU DIRECCION DE CORREO Y RECIBI TODAS LAS NOVEDADES EN TU CASILLA

viernes, 26 de marzo de 2010

Otro problema para Macri con la herencia del Fino

Es el ex subcomisario de la Federal Miguel Angel Fausto Colombo. Se desempeñaba en Investigaciones de la policía porteña. Fue incorporado a esa fuerza por Jorge Palacios. La oposición citará a Eugenio Burzaco y Guillermo Montenegro a la Legislatura.

La gestión PRO tuvo que separar a un alto oficial de la Policía Metropolitana, que está involucrado en una causa por presuntas coimas para encubrir a prostíbulos de Retiro. Se trata de Miguel Angel Fausto Colombo, otro de los policías que llevó a la Metropolitana Jorge “Fino” Palacios, detenido y procesado por el espionaje ilegal. Mientras hacía campaña en Mendoza, el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, aseguró que el ex subcomisario de la Federal no era el jefe de Investigaciones de la policía porteña, aunque trabajaba en esa área. Por el nuevo escándalo, la oposición porteña planea citar al jefe de la Metropolitana, Eugenio Burzaco, y al ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, para que den explicaciones en la Legislatura. También denunció que el macrismo viene impidiendo la creación de una comisión de seguimiento de los legajos de los oficiales.
Colombo está procesado y a punto de ir a juicio oral. Es el cuarto policía que desata un escándalo en la nueva fuerza: dos de sus jefes debieron renunciar por el caso de espionaje de Ciro James, y su secretario general se fue luego de ser procesado en una causa por sobreprecios durante el menemismo. A principios de este año, también se inició una polémica por la compra de pistolas eléctricas Taser, que llevó a la Justicia a dictar una medida cautelar que impide su utilización. El ex subcomisario Colombo llegó a la Metropolitana por obra y arte de Palacios, hoy procesado por encubrimiento en la causa AMIA y detenido por el espionaje ilegal. Colombo había abandonado la Federal en 2004, cuando fue separado Palacios.
La causa por coimas en la que está involucrado Colombo se inició en 1999, cuando un hombre con deficiencia mental –cuando era chico, su padre, que era policía, le pegó por accidente un balazo en la cabeza– pensó que el anuncio en el diario que ofrecía prostitutas era una agencia matrimonial. Fue a una cita y pagó 120 pesos. Pero cuando se dio cuenta de que no era una agencia de citas, marchó indignado a la comisaría a hacer una denuncia por fraude (quería que le devolvieran el dinero). A partir de allí, la investigación quedó en manos de la Gendarmería. En las escuchas que se hicieron en la causa, uno de los proxenetas decía: “Para colmo, en los papeles que se llevaron míos figura C15, Brigada 15, la cometa de las comisarías”; y otro se quejaba: “¿Estos tipos se llevan cuatro lucas por mes y no saben que va a haber un allanamiento?”. Colombo era el segundo jefe de la comisaría 15.
El resultado fue que cinco ex comisarios, cuatro ex subcomisarios y dos oficiales quedaron acusados de dar protección a tres prostíbulos a cambio de coimas. Se les imputa los delitos de “cohecho, encubrimiento e incumplimiento de los deberes de funcionario público”, además de ser partícipes necesarios del delito de regentear prostíbulos. En la lista de acusados figura también Carlos Alberto Roncatti, quien fue el director de Vigilancia Preventiva de la Metropolitana (salvo que se trate de un homónimo). Renunció luego de que Página/12 revelara que condujo la represión a la textil recuperada Brukman.
El fiscal José María Campagnoli pidió la elevación a juicio oral de la causa por corrupción. El juez Alberto Baños accedería a su pedido. El fiscal señaló que Colombo habría “recibido sumas de dinero en forma periódica por sí o por interpósita personal”. En la investigación se comprobó que Colombo figuraba en la agenda de uno de los proxenetas detenidos, al que también le secuestraron cuadernos donde figura la contabilidad de las coimas a los policías durante, al menos, dos años. A medida que la causa avanzaba, dos responsables de los prostíbulos pidieron ampliar su declaración e incriminaron a los policías.
En el gobierno porteño nombraron a Colombo como comisionado de la Metropolitana en mayo de 2009. Según la oposición porteña, en ese momento ya se encontraba procesado desde hacía nueve meses por un fallo de la Sala I de la Cámara del Crimen. Desde el gobierno porteño, en cambio, aseguran que el procesamiento no figuraba en su certificado de reincidencia y afirman que le dictaron falta de mérito en la causa. También aclararon que no era el superintendente de Investigaciones. Ese cargo lo detenta Carlos Kevorkian, un ex comisario que está sumariado en la Federal por la muerte de un joven hincha en un operativo en la cancha de Huracán.
De todas maneras, Burzaco decidió pasar a disponibilidad a Colombo, “hasta tanto se determine su responsabilidad” en la causa judicial. También se le abrió un sumario para deslindar responsabilidades administrativas. En Mendoza, Macri tuvo que responder sobre el caso cuando hacía una recorrida de campaña junto a Gabriela Michetti y su primo Jorge Macri. Palabras más, palabras menos, el líder de PRO repitió la misma versión: “Según me informó el jefe de Policía, no era el responsable de Investigaciones. Y en su certificado no figuraba el procesamiento”.

Maremoto de críticas

La oposición porteña cuestionó durante todo el día de ayer la designación del policía y exigió que se forme una comisión legislativa para evaluar los legajos de los policías incorporados de otras fuerzas. Un reclamo que ya había hecho en los anteriores escándalos y que el bloque PRO logró bloquear. Existen dos proyectos: uno del sabbatelista Gonzalo Ruanova y otro del legislador de Proyecto Sur Rafael Gentili. Los opositores planean pedir la interpelación de Montenegro y Burzaco para el 30 de marzo, aunque también se evalúa la posibilidad de que asistan a alguna de las comisiones de la Legislatura.
“Macri se perdió la oportunidad de crear una policía que le dé seguridad y tranquilidad a los vecinos. Es inadmisible que tres de los principales designados al frente de esa fuerza estuvieran procesados en distintas causas”, estimó el senador kirchnerista Daniel Filmus. En tanto, los legisladores K repudiaron “los procesos de selección de los agentes” y solicitaron la interpelación de Burzaco y Montenegro. “Las designaciones de Palacios, Osvaldo Chamorro, Ciro James y Fausto Colombo no son la excepción sino la regla”, consideró Francisco “Tito” Nenna, mientras que Juan Cabandié estimó que “la idea de Macri fue crear una agencia de inteligencia clandestina que espiara a opositores y empresarios”. Por su parte, Ruanova presentó un proyecto para que Burzaco asista a una reunión conjunta de las comisiones de Derechos Humanos y Seguridad, que fue apoyada por legisladores de la Coalición Cívica, la UCR y del bloque K. “Macri le compró una policía llave en mano a Palacios y este es el costo: empiezan a aparecer las capas geológicas. Habría que desandar esa política llave en mano y hacer una investigación seria”, planteó Martín Hourest, de Igualdad Social. “El PRO está llevando adelante la nueva policía con aquellos recaudadores de la Federal con el proxenetismo”, planteó el jefe del bloque de Proyecto Sur, Fabio Basteiro. “Es necesario que Burzaco y Montenegro concurran a dar explicaciones, porque no es un hecho aislado y menor. Esto pone en peligro el desarrollo de una fuerza democrática y transparente”. sostuvo.
“Colombo es el cuarto funcionario policial, después de Palacios, Ciro James y Carlos Roncatti, que enfrenta a la Justicia por hechos de corrupción y que Macri elige para cuidarnos”, recordó el jefe de la bancada de Diálogo por Buenos Aires, Eduardo Epszteyn. “Esto no es más que otro de los atropellos a las instituciones a las que nos tiene acostumbrado el PRO”, consideró el jefe del bloque peronista, Diego Kravetz. El legislador de MST-Nueva Izquierda, Marcelo Parrilli, remarcó que “Macri es el principal responsable político por haberlo nombrado estando ya procesado” y planteó que “esta línea de impunidad que viene desde el Fino Palacios hasta Colombo, pasando por Osvaldo Chamorro y las Taser X26, nos confirma la necesidad de que la Policía Metropolitana sea disuelta en el más breve plazo”.

Werner Pertot
Pagina/12

No hay comentarios:

Publicar un comentario